" /> Que hacer en momentos de crisis | Trinidad de la Luz

Trinidad de la luz

Centro de conocimientos cósmicos canalizados

Lo que nosotros conocemos como crisis son en realidad grandes transformaciones de nuestros parámetros profundos.
No existe crisis que destruya a nadie, lo que si destruye es lo que ya debe partir en nosotros.
Como, por ejemplo: creencias, patrones de comportamiento, vínculos, relaciones o estados de conciencia limitantes para el recorrido de nuestra Alma.
No debemos verlos como instancias de dolor o sufrimiento. Aunque traigan dolor o desconcierto, el sufrimiento es una elección nuestra.
El sufrimiento aparece cuando interpretamos que lo que nos está sucediendo nos está dañando. Cuando en realidad nos está transformando a lo que debemos ser.
 
En etapas de crisis, de dolores o de enfermedades debemos, más que nunca, ser fieles a nuestro corazón. No enredarnos en interpretaciones mentales de que “no voy a poder”, “como salgo de esto” o “yo estaba bien y ahora no”.
Lo que nosotros interpretamos como “estar bien” muchas veces, es estar estancados en nuestra evolución. Es haber dejado de mover nuestras estructuras y formas de ser que llevan a que nuestra esencia se sienta atrapada o estancada. Y eso no puede ser así. Nuestra Alma tiene un cometido de estar vivos que es aprender constantemente y evolucionar constantemente. Y eso no se consigue si dejamos de movernos en cualquier aspecto de nuestras vidas.
 
Por eso no temas, no desesperes, “la crisis” viene a cambiarte, no viene a dañarte.
Y si para este entendimiento debes aprender cosas nuevas, pedir ayuda o conversar contigo mismo, hazlo, nadie tiene las respuestas de lo que va a venir para su propia vida, lo tenemos que ir descubriendo, confiando en que, si estamos alineados con nuestro sentir del corazón, nada de lo que vivamos esta equivocado, nada.
 
Y cuando nos enfrentamos a situaciones en las que no podemos ver nada positivo, recuerda siempre que tu Alma te está llevando por el camino que ella necesita ir. Y que casi nunca es el más cómodo para ti. Si lo fuera, no te preguntarías nada nuevo, no buscarías aprender nada nuevo, no pedirías ayuda.
Las crisis o los cambios bruscos de vida, son la forma que nuestra Alma tiene para devolvernos al camino del cambio y del aprendizaje, un camino que por comodidad abandonamos cuando creemos que ya sabemos lo que necesitamos saber o que ya sabemos cómo hacer bien algo.
Lo que no se nos puede olvidar, es que, si realmente ya sabemos cómo hacer algo bien y estamos bien en cualquier aspecto de nuestra realidad, es entonces, momento de pasar al siguiente aprendizaje.

Y tenemos la posibilidad de preguntarnos todo el tiempo
¿QUÉ TENGO QUE APRENDER YO DE ESTO?
Esta pregunta abrirá un camino de comprensión y de experimentación que te sacará del sentir de sufrimiento o de victimización en los que podamos entrar. Te hará responsable de ocuparte de tu situación y, lo más importante, abrirá el potencial que llevas dentro para transformar cualquier situación adversa en una realidad positiva y feliz de ser vivida, solo debes abrir tu mente y tu corazón a la respuesta que la vida te irá dando al realizarte conscientemente esta pregunta.
Fabián Serrón
Terapeuta – Canalizador.